“Dios ha sido Fiel”, dice Julio Covarrubias

Escucha la entrevista completa

Luego de 13 años de estrecha relación con la banda Cuisillos, el cantante tapatío Julio Covarrubias puso punto final con esta agrupación, para dedicarse completamente a cantar al “Rey de Reyes y Señor de Señores”.

Desde que aquel día que dijo adiós a las intensas giras de Cuisillos, enfoco su música al cien por ciento al Señor Jesucristo.

Han pasado siete años, y Dios ha sido fiel al interprete de “Un Soldado Más”

El camino no ha sido fácil y en ocasiones muy complicado admite el intérprete de “Un Soldado Más”, sin embargo, también el Todopoderoso le ha mostrado su completa fidelidad.

Naturalmente, al entrar a una de las más grandes y famosas bandas como era Cuisillos le demandaba más esfuerzo.

“Al principio sí fue un poco difícil porque uno no estaba acostumbrado a una responsabilidad grande, me refiero a que tiene uno que firmar un contrato, empecé a tomar clases de canto con una maestra en Guadalajara, y pues ahí hay mucha disciplina tanto física como en lo musical”

“Yo recuerdo que mi ex patrón nos exigía mucha calidad, porque decía que el público debía de recibir lo mejor y ahí nos preparamos. Uno poco difícil, pero después nos adaptamos, ahora que estamos en Cristo nos damos cuenta que el Señor también merece mucha más calidad”, dice resuelto Julio Covarrubias.

El autor de temas de “Por su Sangre, Cuán Grande es El, y Eternamente”, apunta que ha grabado sus grandes temas con músicos profesionales ambiguos.

“Algunos son ex compañeros en Cuisillos que nos han acompañado en algunas grabaciones, entonces tratamos de hacer las cosas, lo mejor que se pueda para la honra del Señor”.

Julio Covarrubias admite que al principio hubo rechazos, enfermedades y, donde todo el mundo te deja y enfrentó de todo,  hasta carencias económicas.

“Pero realmente es el proceso que todos tenemos que pasar, yo pasé por escases por qué no decirlo, estaba acostumbrado a ganar mucho dinero y de repente llegas a la iglesia y parece que no hay nada y Dios te pasa por pruebas y por fuego, pero después viene la recompensa, porque el Señor es fiel y no se equivoca en nada”.

Los primeros seis meses fue muy duro para mí, muy difícil, muy difícil, -reitera el excuisillo, ahora convertido en un Soldado Mas, -, pero gracias al Señor se empezaron a abrir puertas en Estados Unidos, en México, en la frontera en Chiapas y Guatemala, ya hay muchas invitaciones para allá y Dios es fiel, Dios es bueno y aquí estamos echándole con luchas, pruebas, de todo, pero Dios ha sido fiel.

Su llamado  a Cristo se remonta desde la conversión de su padre, que batallaba con el vino y el cigarro,  dice él.

“Pues tomaba al punto de gastarse lo que ganaba y quedarse tirado en la banqueta, cuando finalmente aceptó ir a una iglesia cristiana e hizo un alto a su vida desordenada.”

Y Julio comparte lo siguiente ; cuando yo llego de una gira y queríamos sacarlo de una iglesia cristiana, me impacto, porque “su semblante era diferente, sus palabras eran diferentes , me habla de la palabra de Dios.

Me dijo, yo encontré lo que yo buscaba hijo, yo encontré lo que estaba buscando: -Cristo te ama, dijo, –  y como yo no conocía nada del Señor se me hacia como locura lo que me decía, mi papá esta loco, pero empezó a predicar y me dio una porción de la biblia.

Aun recuerda que su padre le compartió el versículo de Juan 14:6 , “Yo Soy el camino, la verdad  y la vida”.

Cuando me dice esta porción de la biblia, le quise cuestionar y le dije: -Papá tu decías que había muchos caminos, antes de que tu llegaras ahí.-

 Incluso, agrega, “ Decías que todas las religiones te llevaban a Dios, ahora me lo estás cambiando y dices que Jesús es el Camino, la Vedad y la Vida, como diciéndome que todo lo que está fuera de él es mentira”.

Y la verdad es que efectivamente, Jesús había cambiado completamente la vida de su padre, pues ya no tomaba una sola gota de alcohol, se sentía completo y feliz al haber conocido su Palabra.

De aquel entonces, han pasado 11 años, el progenitor de Julio no ha vuelto a tomar, muy por el contrario, afirmó la fe de Julio que ahora convencido de su llamado le entregó su vida al Señor Jesucristo.

Mi papá tuvo un cambio sorprendente en su vida, una cosa exagerada, en su vida, escuchaba alabanzas, predicaba, ya había amor en él, dejó los vicios, todo, mi papá cambió totalmente, y esa fue una de las razones, que me impactó a mi ver un cambio, tan drástico en mi padre. Jesús fue el que cambio su vida.

Admite Julio Covarrubias, que él no sabía cuántas veces su padre había doblado rodilla porque su hijo tuviera un encuentro personal con el Señor, pero, plegarias que finalmente fueron cumplidas.

(Radacción Radio Esperanza 96.1 FM)