“DIOS YA ME TENIA FLECHADO”: FRANCISCO ORANTES.

Escucha la entrevista completa

Don Francisco Orantes ha escrito unas 600 canciones, pero su meta es llegar a escribir unas  mil canciones, entre género ranchero, infantil, solemne, balada, rock moderado y grupero.

Originario de Guazacapan, Santa Rosa Guatemala, don Francisco Orantes posee un alma transparente como un cristal que deja ver el gran amor hacia los niños a través de sus famosas canciones como EL Patito Juan, La Hormiga Mentirosa, Grillito Saltarín, A E I O U, El Canto del Grillo, Mariposita de mil colores, El Ratón Samaritano y demás.

Si de canciones “para grandes” se trata, escribió los cantos “No más un camino hay, Cómprame zapatitos, necesito de ti, El Dios verdadero”, entre muchísimas más que han interpretado músicos solistas, bandas, y conjuntos norteños.

En entrevista con Radio Esperanza 96.1 FM, desde Guatemala, es claro y directo, emulando de la voz de un hombre que ha recorrido desde ciudades, poblados hasta países enteros.

“En el género infantil, sólo he hecho, cinco proyectos, un proyecto que le hice   a mi hija Marilú que se llama “Marilú y los niños, digamos que he compuesto unos 60 cantos infantiles, mientras el resto es de cantos formales”

Agrega, “Y está dentro de la clasificación de baladas, más algunas de rock moderado, de los ochentas, en ese estilo, otros norteño, totalmente norteño, y otros gruperos, y música solemne también he grabado, y he escrito música solemne, así que, no sé dónde yo me pudiera ubicar, más que Dios ha sido bueno conmigo, y lo que he escrito he hallado gracia ante el pueblo”.

Paso por muchos empleos desde niño desde ayudante de albañil, cortador de café, lava platos, y demás que lo enfrentaron al duro rostro de la vida, hasta que un buen día conoció y aceptó a Cristo Jesús como su Salvador.

De su infancia todavía recuerda cuando vivió con su mamá y su hermano.

“Pasamos muchas penan, penas y penas. Sin casa, rentando cuartitos así chiquitos, ahí viví por 11 años, hasta que Dios nos permitió comprar con mi mamá un terreno chiquitito, hicimos una casa de palma, y así fue mi inicio…” relata en entrevista con la conductora Patty Ruiz.

Apenas cumplidos los 6 años de edad, sacando la primaria, tuvo diversos, sembrando milpa, lavando platos y baños, ayudante de albañil, “y todos esos oficios para llevar algo de dinero a la casa”.

Conoció el evangelio gracias a su tío Samuel, un hermano de su mamá, y a los 7 años empezó a asistir a la iglesia El Calvario, que estaba en otra aldea que se llamaba El Naranjito.

(Redacción Radio Esperanza 96.1 FM)