ISLA DE PATMOS, 4 DECADAS SIN PARAR DE CANTAR

Isla de Patmos se encuentra de fiesta al cumplir este año 2023 sus primeros 40 años de vida artística. En cuatro décadas su música ha impactado no sólo en nuestro país México, sino en Estados Unidos.

 El grupo compuesto por seis integrantes empezaron tocando en fiestas y bailes, pero pronto dieron un giro de 180 grados , y es que como ellos dicen, “quisimos probar el mundo, pero el mundo no nos dio nada bueno”, apunta Jaime Valdéz,, director artístico de Isla de Patmos.

“Estábamos muchachos, estábamos jóvenes, pero damos gracias a Dios que nos ha guardado hasta ahorita”,

Isla de Patmos, como agrupación nació en 1983, bajo el nombre de Apocalipsis, pero desistieron por haber otro grupo del mismo nombre, en ese entonces.

En entrevista con Radio Esperanza 96.1 FM , Jaime Valdez, vocalista de “Yo te Seguiré, El Ayer, y Juan 3:16”, entre otros temas, indica que el nombre del grupo nació propiamente en un campo misionero.

“Yo estaba ayudándole a un misionero en el estado de Hidalgo y me dijo Jaime, cuando yo abra mi iglesia le voy a poner “Iglesia Cristiana Isla de Patmos”.

Me gustó, se me prendió el foco, le dije esta bonito. El Pastor me respondió úselo usted, y fue la manera en que nació el grupo Isla de Patmos., recuerda Jaime Valdez.

Narra que regresó a Houston, con el nombre bajo el brazo, “De primera nos pareció un poco complicado, porque decíamos bueno, la gente siempre nos va a preguntar qué es Isla de Patmos y cuando la gente le pregunta del significado “da pie” para hablarles del evangelio”.

Sus fundadores son originarios de Aguascalientes , pero de la agrupación hay músicos de Matamoros, Reinosa, y Estados Unidos, como el caso de los hijos de Valdez que nacieron en el país vecino.

A lo largo de 4 décadas llevan un vasto equipaje de anécdotas que los une como familia, “una vez venimos desde México para Tabasco, nos traían de gira, y venía emocionado porque creía que íbamos a Villahermosa, Tabasco,

Pero no, fuimos a una aldea de Tabasco, bien metida allá en la selva, y me acuerdo que cuando llegamos a un campo vacío, no había casas, no había nada solamente había un rio grande, y de aquel lado un caserío con casas muy pequeñas.

Lo que él consideraba que era más que un fracaso, narra Jaime  que se sentó en pedazo de tronco, empezó a llorar preguntando “!Señor, por qué me trajiste aquí, por qué me traes a estos lugares donde no hay gente!”.  y triste, se fue a cambiar para el evento.

Su gran sorpresa fue que ¡empezó a llegar gente de todos lados, personas apiñonadas en canoas, a borbotones!, juntándose unas siete mil personas, entonando sus propias canciones como la melodía “Soy un Milagro”.

Jaime Valdez, y su famosa agrupación aprendieron la lección que el Señor no lo hace por cantidades, ni por multitudes, sino porque el Señor lo quiere así, convencido una vez más del poder sobrenatural del Señor Jesucristo.

(Redacción Radio Esperanza 96.1 FM)